Correr en invierno

Seguro que no solo me pasa a mí… aquí hace ya bastante frío y me da mucha más pereza salir a correr, sobre todo porque soy muy friolera y el hecho de estar calentita en casa y ver cómo hace fuera hace que se me quiten las ganas. Pero no salir a correr no es una excusa siempre y cuando quieras mejorar y no perder la resistencia. Me he propuesto este invierno salir siempre que pueda, sin echarme atrás al final, pensando cómo hará fuera. Para ello, me he empapado de algunas investigaciones que afirman por qué es bueno correr en invierno como método de motivación:

Correr con frío eleva la resistencia y hace que estés en mejor forma de cara a la primavera. Investigadores del ejército de los Estados Unidos analizaron los resultados de distintos maratones y descubrieron que los ganadores de las carreras fueron, en promedio, más lentos a medida que la temperatura subía. Según este estudio, la temperatura ideal para correr es a menos de cinco grados centígrados.

Mientras se hace de noche, los niveles de melatonina, serotonina y dopamina en el cerebro comienzan a disminuir, lo cual conduce a la depresión. Una investigación en la Universidad de Duke, en Estados Unidos, descubrió que el ejercicio cardiovascular eleva la serotonina, y es cuatro veces más efectivo para reducir síntomas de depresión comparado con los antidepresivos estándares.Este estudio además descubrió que 30 minutos de circuitos aeróbicos son el medio más eficaz para evitar la tristeza durante el invierno.

Correr con temperaturas más frías entrena tu cuerpo para tomar más oxígeno y usarlo de manera más eficaz. Un estudio de la Universidad del Noreste de Arizona, en Estados Unidos, descubrió que el VO2 max (cantidad máxima de oxígeno) incrementa 34 por ciento después de realizar ejercicios regulares en el frío, y haciéndolos con velocidad, incrementa en un 29 por ciento.

Y como ya comenté en este post estar activo durante el invierno es la mejor defensa contra los resfriados y la gripe. Una investigación de la Fundación Mayo para Educación Médica e Investigación en los Estados Unidos descubrió que sudar puede disminuir el riesgo de contraer gripe de un 20 a 30%. Toda la evidencia apunta a que entrenar con frío incrementa tu sistema inmune. La Universidad de Iowa descubrió que 45 minutos de carrera diaria en invierno evitan que los mocos ataquen la nariz.

Y vosotros ¿Sois más perezosos en invierno? o ¿salís igual que en verano a correr?

Si te ha gustado el post, puedes compartirlo en tus redes sociales 🙂

Anuncios

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s