imagen Terapia para la salud: los gatos

¿Habéis visto que hay días para todo? Pues hoy es el día de los gatitos, y como me encantan los animales voy a hablaros de un tema que aunque no es de deporte, guarda relación con la salud, pues no solo el ejercicio físico o la buena alimentación es buena para estar saludable. Está comprobado que los gatos también contribuyen a tu bienestar. Tener como mascota un felino no solo te proporciona compañía, diversión, entretenimiento…también, con su ronroneo, te ayuda a reducir el estrés, la ansiedad o el insomnio, entre otros problemas.

Esto es conocido como ‘ronroneo terapéutico‘, y es que el sonido felino es capaz de apaciguar a una persona actuando como un medicamento sin efectos secundarios. Así pues, escuchar a un gato reduce el estrés, tal y como se ha comprobado con estudios médicos que aseguran que las personas que viven sin estas mascotas reflejan más estrés, además de tener más problemas de corazón.

 

La cantidad de personas que tienen un gato en casa y sufre ataques cardíacos es mucho menor que la que vive sin ronroneos. Parece que la combinación ronronear y acariciar van de la mano para tranquilizar a una persona. 
Otro de los beneficios que demuestran estos estudios es que los niños que se crían con animales no solo van a respetarlos más en un futuro, sino que desarrollan una mayor resistencia a enfermedades, sobre todo las respiratorias. Para los niños con enfermedades como el autismo, un gato es el mejor apoyo. Muchos son los que aprenden a comunicarse con la ayuda de estos felinos ya que este animal está ahí para darle cariño sin molestar. No es una mascota que necesite atención constante y quizá por eso sea capaz de calmar a un niño.
Asimismo, en las residencias de ancianos dónde aceptan gatos, estos reconfortan a los residentes. Tener un gato trae felicidad y compañía. Inclusive pacientes con alzheimer en estado avanzado, cuando ya no reconocen ni a sus seres más queridos, reaccionan con amor cuando son visitados por los gatos terapeutas. Además, ha habido casos de personas con problemas de comportamiento a las que sólo les tranquilizaba la presencia de un gato, y sí, también les ayudaba a conciliar el sueño.
¿Os gustan los gatos? o ¿preferís otras mascotas? La de la foto es mi gata, Maya.
Anuncios

8 comentarios

  1. Tengo que reconocer que los gatos me parecen siniestros, siempre me han parecido como un poco oscuros… Pero es que yo me crié sin animales, supongo que será por eso que me dan un poco de miedete.

    Sin embargo y como bien señalas, las terapias con animales ya sean caballos, perros, gatos… tienen un efecto sorprendente en personas con necesidades especiales, ya sea salud mental, discapacidades físicas, psíquicas o sensoriales, es alucinante leer los estudios…

    Tendré que acercarme un poquito a los animales, quizás me sorprenda 😉

    Me gusta

  2. A mí, como a Corredora en Pañales, también me han dado un poco de miedín los gatos, aunque cada vez menos. Yo he tenido perro, pero se murió de viejecito hace año y medio y lo pasé tan mal que me dije que nunca más tendría un animal de compañía. No obstante, me siguen encantando.

    Me gusta

  3. seguro que sí! Son mejore que muchos humanos… como puedes decir quete parecen siniestros? jajajajaj fíjate con lo blanquita que es mi gata xD. Yo es que he vivido rodeada de animales de compañía… entonces me encantan!!

    Me gusta

  4. Te entiendo perfectamente… tuve otra gata y lo pasé muy muy mal cuando murió. Después adotpamos a esta que en ningún caso fue reemplazar a la otra por supuesto porque además tiene una personalidad totalmente diferente! Me encantan los perros también pero un gato parece que requiere menos cuidados. Muchas gracias por tucomentario, besotes!!

    Me gusta

  5. Te entiendo perfectamente… tuve otra gata y lo pasé muy muy mal cuando murió. Después adotpamos a esta que en ningún caso fue reemplazar a la otra por supuesto porque además tiene una personalidad totalmente diferente! Me encantan los perros también pero un gato parece que requiere menos cuidados. Muchas gracias por tucomentario, besotes!!

    Me gusta

  6. Tengo una gatita persa desde hace 19 años nada más y nada menos!!!! bueno, hace ya un tiempo que ya no vivo con ella, porque está en casa de mis padres, pero como voy de lunes a viernes a comer la sigo viendo un montón. A pesar de que ya nos ha metido algunos sustitos debido a su edad, ella sigue ahí al pie del cañón, lo que apenas se mueve y necesita muchos cuidados, pero cuando la veo en su hamaquita, la acaricio y escucho sus ronroneos, sí! me calma y me hace muy feliz porque sé que está a gusto!!! 🙂

    me ha encantado esta entrada María!!!!

    un besote

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s